¿Dónde está la felicidad?

¿Dónde está la felicidad?

A María le hacía feliz bailar, pero un día se lastimó y dejó los escenarios. ¿Eso quiere decir que ya nunca va a poder ser feliz? ¿Que el ballet era su única fuente de felicidad? Y es que todos nos enfrentamos diariamente a situaciones difíciles, estrés, desmotivación. Pero eso no nos puede tumbar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Durante la historia, la gente ha basado su caminar en la búsqueda de la felicidad. Tanto nos hemos aferrado a ese sentir que le hemos dedicado una fecha específica a su celebración. Mañana es el día especial, el día Mundial de la Felicidad. Cada quien la define a su modo, pero el objetivo es el mismo: sentirse en plenitud.

La felicidad es el objetivo común por excelencia. Todos queremos ser felices, pero muchas veces confundimos el verdadero significado de la felicidad, llenando vacíos temporales que terminan por ser vaciados en menos tiempo de lo que crees. Entonces, ¿de dónde viene la felicidad? Hay dos hipótesis diferentes, una es que la felicidad viene de conseguir lo que uno quiere; y la otra es la que viene de nuestro interior, con la pequeña dificultad de que ésta no se puede obtener moldeando el mundo a nuestro antojo.

A María le hacía feliz bailar, pero un día se lastimó y dejó los escenarios. ¿Eso quiere decir que ya nunca va a poder ser feliz? ¿Que el ballet era su única fuente de felicidad? Y es que todos nos enfrentamos diariamente a situaciones difíciles, estrés, desmotivación. Pero eso no nos puede tumbar. En realidad, la respuesta está en nosotros. Cambiar nuestra mente suele ser una respuesta más efectiva a las frustraciones que cambiar al mundo. El baile seguirá existiendo aunque María sea parte de eso o no. ¿Qué tiene que hacer María para ser feliz? Yo le llamaría, aventurarse a tomar otro atajo.

Claro que hay altibajos en la vida y la felicidad no significa estar todo el día sonriendo. Ser feliz se trata de estar en paz y por eso la paz es el nuevo éxito. ¿Cómo se logra esto? Sintiendo. No reprimiendo. No negando nuestras emociones. Aprendiendo que todo sentimiento es parte de nuestra condición de seres humanos… y sobre todo, aplicando la paciencia, o como yo le llamo, la bendita ciencia de la paz.

El desánimo es parte de la búsqueda de la felicidad, sobre todo si entendemos que nuestra propia mente está dividida en cuatro partes: la voluntad, la tentación, la debilidad y por si fuera poco, el conflicto interno.

La felicidad está en nuestra mente, en la interpretación que hacemos de lo que sucede, no en lo que sucede en sí. De cómo lo tomamos. De cómo reaccionamos. De ver el vaso medio lleno o medio vacío. Un punto negro o una pared blanca.

¿Y sabes qué es lo mejor? Que es muy fácil ser feliz haciendo feliz. Sonríele a los demás. Regala un abrazo. Sorprende a alguien. Llama a tu mamá. Dale comida a un indigente. Haz una carta. Escucha.

¿Sabes cuál es el mejor remedio para una fuerte depresión? Hacer feliz a alguien más. Porque eso te obliga a no pensar en tus problemas, en tus miserias, en tus malos ratos. Es una tarea en donde inviertes todo tu “yo” en alguien que realmente te necesita. Es le mejor manera de dejar de pensar en ti. Lo increíble es que al vaciarte de ti mismo y ofrecerte tal y como eres, no solamente llenará de felicidad a la persona que estás ayudando, sino a ti mismo. Te sentirás útil, te sentirás agradecido, te sentirás feliz. Sea para ti o sea para alguien más, la felicidad siempre es el camino.

¿Cómo se mide la felicidad? Los estudiosos dicen que existe una fórmula.

F = B + C + V

La felicidad (F) es la suma de los siguientes elementos: Punto de partida biológico (B) + Condiciones de tu vida ©+ Actividades Voluntarias (V). La vida que hemos llevado desde que nacimos, es la base de nuestro marco de referencia. Cada experiencia se cataloga dentro de la fórmula, dándonos un resultado que puede llegar a medirse. Con este conocimiento, sabemos que podemos agregar más de uno de los elementos para balancear otros. También sabemos que muchas veces no elegimos las cosas que nos pasan, pero sí podemos usarlas para sacar el mayor provecho posible de cualquier situación.

Intenta ser feliz con lo que tienes, con lo que eres, con lo que sueña y con lo que aportas. Acéptate. Ámate. Sé consciente de que eres único. En todos los millones y millones de personas en el planeta, no hay nadie como tú. ¿Por qué se molestaría Dios en hacerte si no fueras especial? Nosotros podemos cometer errores, pero Dios no. Ser tú es tu súper poder. Rodéate de gente positiva, porque la felicidad es contagiosa. Allá afuera hay mucha gente que te puede contagiar y a la que puedes contagiar. No esperes a mañana, ni esperes un día especial. Sólo hazlo.

*Happiness= Biological Set Point + Conditions of your Life + Voluntary activities.

suscríbete a mi blog

Cosas que pasan, como mejorar, cual es el camino de la felicidad… entérate de todo esto y más en mi blog. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESARROLLADO POR